La educación de la mujer africana

“África tiene nombre de mujer” era el título del videomontaje de ASPA sobre África, quizá con el convencimiento de que el futuro de nuestro vecino continente pasa por la promoción de la mujer.

Efectivamente, nuestro acercamiento a África parte de la necesidad de promocionar latogo03 educación de la mujer africana, célula fundamental de la sociedad y garantía de futuro para el continente africano. Estamos convencidos y convencidas que si se educa a la mujer se promociona de la mejor manera a África.

Como el empeño es difícil, dado que la situación de la mujer deja mucho que desear, particularmente en el mundo rural, se ve necesario garantizar la formación de grupos de mujeres jóvenes, cubriendo todo su ciclo escolar, de tal manera que al terminar no solo valoren la autoestima que les permite la conclusión de   sus estudios, sino la capacitación en valores y la base profesional para que puedan enfrentarse a su futuro laboral.

Según la tradición y la mentalidad general, las niñas no deben ir a la escuela, porque es una pérdida para su familia, ya que le toca casarse en otra familia. La niña, por lo tanto, está hecha para las tareas del campo y para ayudar a criar sus hermanos. Es una mentalidad muy arcaica que no ayuda a la emancipación de la mujer.

Es necesario apoyar los pasos que están dando los diversos países para la promoción de la mujer. De hecho la mujer africana no solo reivindica su derecho a la educación, sino también el proceso de construcción de su identidad como mujer.

Una identidad que se construye a partir de su relación con la sociedad, los hombres o su propia familia y que se va formando en la medida que la mujer es capaz de situarse frente a todos ellos. La construcción de esa identidad es, sin duda, una tarea compleja en la que confluyen múltiples y diversos factores como la tradición, la religión o la moda. Así las mujeres africanas se encuentran con dificultad al definirse como africanas. Y es que África, como continente también vive un proceso de identidad, no solo entre sus propios valores tradicionales y la modernidad, sino entre el avance del siglo XXI y sus propias condiciones de vida. Como afirma el escritor congoleño Emmanuel Dongala, África se encuentra “en una situación esquizofrénica, ya que por un lado aspira a este mundo del s. XXI (del que domina sus instrumentos: Internet, móviles, TV, etc.) y del que vive en directo todos los acontecimientos (Copa del Mundo, muerte de Mandela, catástrofe de Filipinas) mientras que por otra vegeta en otro mundo, ese de la pobreza y de la penuria, donde tener una comida diaria, cuidados sanitarios básicos y una educación tienden a ser un milagro”.

togo13Por otro lado la mujer africana busca su identidad en una sociedad que en ocasiones hace un uso y abuso de su sexualidad. Pese a los avances en este ámbito a las mujeres a las que se practica la ablación. Al mismo tiempo los matrimonios forzosos, incluso de menores y los embarazos precoces siguen sin ser casos anecdóticos. Entre mecedores son los datos de mujeres que sufren violaciones, agresiones o abusos sexuales, incluso dentro de sus matrimonios. Por no hablar de la expansión del uso de la violación como arma de guerra por parte de los ejércitos y grupos rebeldes.

Oro factor a tener en cuenta en el complejo proceso de construcción de identidad de la mujer es el peso de la maternidad. Hasta el momento el valor de una mujer es directamente proporcional al número de hijos que tenga, especialmente si son varones, pese a que muchas mujeres siguen luchando por ser reconocidas por sus aportaciones en otros aspectos como la política, la economía o la vida comunitaria.

Así en la construcción de esta identidad hay que tener en cuenta el papel de la mujer como catalizador de eso que llamamos sobrevivir. Porque ella es elemento fundamental con su trabajo en la economía informal, ya que después de sus tareas domésticas va al mercado para vender sus mínimos excedentes que cultiva en el campo. Como elemento integrador de la vida social dando cohesión a las comunidades y a la sociedad, responsables de proyectos, pequeños créditos y cooperativas. Como   sostén de la familia, que se hace cargo no solo de sus hijos, sino de los huérfanos de sus familiares o vecinos.

Por tanto, nuestro trabajo solidario se inscribe en este contexto de promoción de la mujer africana.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s