Primeras impresiones desde Togo

El grupo de voluntarias/os de ASPA desembarcó en Lomé el pasado 30 de junio a las 18’00 hora local.

IMG-20140703-WA0003La primera odisea: obtener el visado.

Creíamos contar con un nivel de francés adecuado a las circunstancias… la realidad era otra muy distinta…. NO ENTENDEMOS NI PATATA!!!!

Después de los vericuetos propios de los menesteres burocráticos sólo nos queda una duda… ¿qué fue lo que hizo que el visado de Mª Carmen costara 5€ más caro? ¿que sacó todo el dinero que tenía y se lo vieron? ¿que se le ve en la cara que es presidenta consorte?…

En el convento de las Hermanas de San Francisco de Asís nos esperaban con la mesa puesta, cosa que se agradeció porque estábamos “molíos”.

Al día siguiente estuvimos recorriendo la zona céntrica de Lome, paseamos por Le Grand Marché, visitamos la Catedral y recorrimos en coche la costa lomeña.

Si algo nos sorprendió en esta primera toma de contacto (y aún hoy nos sigue asombrando) fue la multitud que hay en todas partes. Multitud que se desplaza andando, en coche y, sobre todo, en moto.

IMG-20140703-WA0005La circulación es caótica, no entendemos muy bien quien tiene prioridad, si el que mete más el morro, el que tiene menos miedo o el que primero pita; pero lo cierto es que circulan y no hemos visto accidentes.

El mototaxi es muy frecuente y sin embargo no se ven bicicletas.

Las comidas se hacen en horario europeo sin embargo se duerme la siesta. La temperatura y más aún, la humedad de Lomé aconseja un descanso en las horas de más calor; aunque lo cierto es que aquí nos dicen que estamos teniendo suerte porque todavía no ha hecho un día de calor desde que llegamos.

IMG-20140703-WA0004El segundo día de nuestra estancia aquí, pudimos disfrutar con las niñas y los niños de la casa cuna que comparte recinto con el convento.

En este espacio se cuidan a niños y niñas de entre 0 y 3 años.

Nos cuenta Sor Emilia, que los niños pueden llegar por tres motivos:

  • Abandono. La policía es quien se encarga de traerlos.

  • Problemas psíquicos de la madre.

  • Fallecimiento de la madre. En este caso, cuando los niños cumplen 9 meses, la familia se hace cargo de ellos.

En los dos primeros casos, las y los niños pueden ser dados en adopción.

Por la tarde pudimos visitar otra comunidad en el norte de Lomé. Estos barrios son de las zonas más pobres de la ciudad.

Allí las monjas gestionan un dispensario gratuito en el que durante el día, atienden a una media de 35 enfermos diarios. Además de la consulta, cuenta con una sala de curas y de observación en la cual pueden estar recibiendo tratamiento a lo largo del día.

En este dispensario trabajan 4 monjas y 2 técnicos.

Hoy, adultos ya, hemos dado nuestros primeros pasos solitos.

730327658_80638

Esta entrada fue publicada en Viaje a Togo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s